No hay comentarios todavía

LAS MARCAS QUE NOS LLEVAN A ENGENDRAR ALGO DE DIOS

Lucas 1:26-38

26 A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, 27 a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María. 28 El ángel se acercó a ella y le dijo:

—¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo.

29 Ante estas palabras, María se perturbó, y se preguntaba qué podría significar este saludo.

30 —No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. 31 Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, 33 y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.

34 —¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen?

35 —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios. 36 También tu parienta Elisabet va a tener un hijo en su vejez; de hecho, la que decían que era estéril ya está en el sexto mes de embarazo. 37 Porque para Dios no hay nada imposible.

38 —Aquí tienes a la sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho.

Con esto, el ángel la dejó.

Vamos a tomar como ejemplo a María, quien Dios escogió para que engendrara al Salvador por el Poder del Espíritu Santo. Ella fue escogida por una serie de marcas que vemos en su vida. Para que ella experimentara lo que experimentó tuvo que recibir una revelación, el ángel Gabriel se apareció a ella y ella fue impactada. Por otro lado tenemos a José que también recibió la revelación de parte de Dios y por eso no abandonó a María. Hay muchas cosas que provienen de Dios en nuestras vidas que abandonamos porque no tenemos revelación. La revelación abre nuestros ojos, pero el pecado los ciega. El Espíritu Santo trae revelación, y lo mismo hizo con los 3 sabios!

Muchos quieren ser usados por Dios y recibir revelación, pero no dan los pasos necesarios para ello.

¿Qué marcas podemos observar en la vida de María para que fuera escogida por Dios?

  1. COMPROMISO: Ella estaba comprometida para casarse con José, era una joven de compromiso, y por ello ella dijo “Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí” en el versículo 38. Tienes que orar siempre para que se haga la Voluntad de Dios, y estar comprometido con la voluntad de Dios. Lo mismo oró Jesús en el Getsemaní.
  2. PODER DEL ESPÍRITU SANTO: María preguntó: “Cómo sucederá esto Señor?” y la respuesta del ángel fue que descendería sobre ella el poder del Espíritu Santo, quien engendraría algo poderoso dentro de ella. Aquello que estás necesitando en tu vida y en la de tu familia sólo puede suceder a través del Espíritu Santo. Él trae vida y vida en abundancia. Él es lo que necesitamos. El Señor estableció una serie de principios, y si los rompemos y dejamos de seguir al Espíritu Santo sufrimos las consecuencias.
  3. SEPARADO/A O GUARDADO PARA DIOS. La Palabra dice varias veces que María era virgen, estaba viviendo en pureza delante del Señor. Nosotros necesitamos apartarnos para el Señor.
  4. PASIÓN Y FE: Ella estaba apasionada por Dios, porque si no lo estuviera no habría seguido el propósito de Dios, ella sabía que el hijo que saldría de su vientre no era suyo, sino que era SU SEÑOR.
  5. SUMISIÓN A LA AUTORIDAD: Ella se sometió a la voluntad de Dios. Dios es un Dios de orden, todos somos iguales en dignidad, pero no en autoridad. Por ejemplo en un hogar, el marido es el sacerdote, la esposa está en la misma misión que su esposo, y los hijos son iguales en dignidad pero no en autoridad, ya que deben obedecer a sus papás. Del mismo modo debemos someternos al Señor, las cosas no tienen que ser a nuestra manera, sino según la voluntad de Dios.

Así que únete a mí ahora y ora pidiendo al Señor que se haga Su voluntad en nuestras vidas, ya que su voluntad es buena perfecta y agradable.

 

  • Pr. Meriño Campos

Publicar un comentario